Sonia Rubio: “otro Prestige es posible “

17 Nov

Tiene ante sí un reto que no va a ser nada fácil, y no es otro que intentar convencer de que tenemos que cambiar nuestro modelo de consumo a una sociedad tan adormecida como la española en temas medioambientales. La presidenta de Greenpeace España, Sonia Rubio, detalla en esta entrevista algunos de los frentes que la organización tiene abiertos como son la lucha contra los alimentos transgénicos y el impulso a las energías renovables, además de seguir denunciando catástrofes contra la naturaleza como la de Fukushima o la del Prestige que, aún hoy en día, demuestran como a veces el hombre es el principal enemigo de sí mismo.

Sonia Rubio, presidenta de Greenpeace España

Desde 2010 es presidenta de la Junta Directiva de Greenpeace España ¿Qué retos más prioritarios quiere llevar a cabo?

Nuestros retos más importantes son colaborar en la defensa del planeta frente a las múltiples agresiones que sufre, que cada vez son más despiadadas y  fuertes. Internamente tenemos un plan organizacional que llevar a cabo, en un contexto complicado de crisis económica que también nos afecta bastante.

Lleva en la organización desde el año 1986. ¿Qué trabajo ha desarrollado en todo este tiempo en Greenpeace?

Pues en todos estos años he hecho casi de todo. Me hice socia en 1986 y hasta 1996 no empecé a colaborar activamente más allá del pago de mi cuota. En 1996 me presenté al Consejo y me apunté al grupo de voluntariado de Madrid. Allí he pintado pancartas, he informado en la calle, he pedido firmas, he dado charlas, he participado en acciones no violentas, he construido aplicaciones, herramientas informáticas para facilitarnos el trabajo… En 2001 entré por primera vez en la junta y fui vicepresidenta durante 4 años. En 2010 volví a la Junta y tengo el lujo de ser la presidenta.

¿Qué opinión cree que tiene la sociedad sobre Greenpeace?

Creo que la sociedad nos respeta: saben que cuando Greenpeace denuncia algo tiene toda la información para hacerlo. Sabe que somos rabiosamente independientes y que nos casamos con nadie. En el plano negativo, creo que también se nos percibe con lejanía y eso es algo en lo que estamos trabajando: tenemos que conseguir que la ciudadanía nos vea como lo que somos, una parte de ella organizada para defender el planeta de todos y todas. Los problemas con comunes.

Se caracterizan por realizar acciones muy impactantes a nivel mediático. ¿Cuál cree que ha sido la más exitosa en nuestro país?

Es difícil elegir una. En tantos años hemos hecho muchas acciones de denuncia no violenta. Seguramente me quedaría con la entrada en la central nuclear de Zorita y esa pancarta antinuclear en la cúpula roja. Aquel día volvimos a demostrar que la seguridad nuclear es una quimera y desde entonces lo hemos vuelto a demostrar varias veces: Garoña, Cofrentes…

¿Cómo explicaría a una persona de la calle qué es un transgénico?

Los transgénicos son organismos modificados genéticamente (OMG). Un transgénico es un ser vivo al que se le han modificado artificialmente sus genes con una técnica que permite insertar a una planta o a un animal genes de virus, bacterias, vegetales, animales e incluso humanos. Por ejemplo, en el maíz transgénico MON 810, autorizado en España, se ha introducido el gen de una bacteria en el maíz para hacerlo resistente a ciertos herbicidas, pero sin tener en cuenta las consecuencias que estas modificaciones genéticas suponen.

Los transgénicos son un grave riesgo para la biodiversidad y tienen efectos irreversibles e imprevisibles sobre los ecosistemas. Suponen un incremento del uso de tóxicos, contaminación genética y del suelo, pérdida de biodiversidad, desarrollo de resistencias en insectos y vegetación adventicia (“malas hierbas”) y efectos no deseados en otros organismos.

¿Qué tiene de perjudicial para la salud? Sin duda es el aspecto más importante a tener en cuenta.

Los transgénicos (OMG) suponen un riesgo para la salud: potencialmente pueden suponer nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos, disminución en la capacidad de fertilidad (en mamíferos alimentados con OMG), contaminación de alimentos, problemas en órganos internos… No se han evaluado correctamente los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos. Por otra parte, ningún sistema de evaluación podría demostrar la inocuidad de los OMG para la salud o para el medio ambiente dado que una de sus principales características son los efectos inesperados e impredecibles derivados de estas técnicas de ingeniería genética.

¿Qué significa esto, que las autoridades mienten o que realmente no investigan lo suficiente este tipo de cultivos?

El lobby de los transgénicos es uno de los más potentes.

España es el país de la UE donde más plantas transgénicas se cultivan a escala comercial según sus datos ¿Por qué es tan económicamente rentable?

 Es rentable para las multinacionales que controlan el comercio de transgénicos. Sólo diez multinacionales controlan el 70% del comercio de transgénicos. Una vez que compras sus semillas entras en una espiral de total falta de libertad ya que sus semillas están patentadas y pasas a depender de la multinacional. Un ejemplo claro se puede ver en el documental Growing Doubt, en el que agricultores norteamericanos que cultivan transgénicos de Monsanto relatan la esclavitud a la que están sometidos y cómo han visto reducir tanto la productividad de sus cosechas en los últimos años como los beneficios. Dos de ellos estuvieron recientemente en España contándonos su experiencia y es realmente impactante. Lo único positivo es que estamos a tiempo de frenar la expansión de los transgénicos en Europa, aunque no nos queda mucho margen. Todo el que quiera puede firmar para pedir una agricultura sana y libre de transgénicos.

¿Cree que la sociedad española va adquiriendo a un ritmo aceptable conciencia sobre la necesidad de proteger el medio ambiente y apostar por un modelo de consumo sostenible, o por el contrario avanza más lentamente de lo que debería?

No vamos rápido. Nuestro nivel de consumo está muy por encima de los recursos del planeta. Tenemos que repensar nuestras prioridades. Tantas cosas no nos dan la felicidad, ni se la dan a nuestro hijos, pero sí nos roban su futuro. Hoy en día se está evidenciando además que los ataques al medio ambiente vienen de los mismos sitios que los ataques a los derechos de las personas. Debemos unirnos todos para defendernos.

¿En qué aspectos nuestra sociedad está más concienciada y en cuáles menos?

A mejorado mucho la concienciación en las cosas cercanas. Todos tenemos claro la gran importancia de ahorrar en el gasto de luz, de agua, pero nos cuesta, por ejemplo, ver la cantidad de energía que se derrocha en la fabricación de tantas cosas que usamos y tiramos mucho antes de lo necesario. Mejora también la percepción de que la agricultura ecológica es el futuro y poco a poco va creciendo la preocupación sobre todos los tóxicos que nos rodean, que nos comemos o nos extendemos en la piel.

Una de las luchas más importantes de la entidad es la que busca cambiar el modelo energético actual por otro basado en energías limpias y renovables. ¿Cuáles son las fuentes de energía limpia en nuestro país con más potencial?

 Por suerte, somos un país rico en energías renovables, que son la forma más segura y limpia de garantizar el abastecimiento energético de España y hacernos cumplir el Protocolo de Kioto. Los recursos renovables con más potencial en nuestro país son los asociados al Sol (tecnología solar termoélectrica y fotovoltaica). Greenpeace, en su informe Renovables 2050, demostró que la energía solar podría generar electricidad equivalente a 45 veces la demanda eléctrica de la Península Ibérica en 2050. Después  del sol, está el viento. La energía eólica, según el mismo estudio, tiene un potencial en nuestro país para generar 8 veces toda la demanda prevista en 2050.

El 77% de la energía primaria consumida en España en 2009 fue comprada a países extranjeros. Tenemos un déficit energético bastante elevado. ¿Puede el impulso a las energías limpias cambiar esta tendencia?

Sin ninguna duda. Desde Greenpeace hemos propuesto a la Comisión Nacional de la Energía que se supriman las subvenciones a las energías sucias. Con sólo esa medida se acabaría con el déficit de tarifa. Junto a esta medida, creemos que es imprescindible que haya una planificación energética a largo plazo que marque la senda para avanzar lo más rápidamente hacia un sistema que sea 100% renovable, inteligente y eficiente. No sólo se acabaría con el problema del déficit de tarifa, además estaríamos dando un paso fundamental en la lucha contra el cambio climático.

Los principales argumentos contrarios a  las energías renovables dicen, entre otras cosas, que su almacenaje tiene un alto coste o que su inversión inicial es muy cara. Es decir, motivos económicos. ¿Qué hay de cierto en estos argumentos y cómo se pueden rebatir?

Los motivos económicos no son ciertos. Por ejemplo, la inversión que se necesita para construir una central nuclear es tan elevada que todas las centrales nucleares construidas en nuestro país se han realizado con dinero público, porque si no es imposible que hubieran sido rentables para las eléctricas. Sin embargo, la energía nuclear actualmente tan sólo representa alrededor del 20% de la electricidad producida en nuestro país, mientras que las renovables están aportando el 30-35% de la electricidad en los últimos años. ¿Y los residuos nucleares? ¿cuánto nos cuesta almacenarlos? ¿qué precio van a tener que pagar las generaciones futuras para mantenerlos?. Un ejemplo similar podría ponerse si hablamos de una central térmica, ¿Cuánto nos cuesta el CO2 que emite? ¿cuánto nos va a costar frenar los efectos del cambio climático que produce? Las energías renovables son mucho más baratas y limpias. No contaminan, son la solución al cambio climático.

 Una de las principales necesidades es la de reducir el consumo energético desorbitado. ¿Qué grado de pedagogía hay que hacer para convencer a una familia que, por ejemplo, tiene más de tres televisores en casa, microondas, lavadora (o incluso secadora) entre otros electrodomésticos? ¿Sería la reducción del coste de la factura energética el argumento más sólido?

En la actualidad tenemos un sistema eléctrico que no es eficiente ni inteligente, y esto no depende de nosotros ni de nuestras familias, sino del Gobierno. Hay que atajar cuanto antes ese problema. Y también hay que pagar el precio real de la energía que consumimos. En España, no lo hacemos (como tampoco pagamos el precio real del agua, por ejemplo) y mientras esto siga siendo así, no seremos conscientes de que debemos ahorrar energía y de que hay muchas opciones a nuestro alcance para lograrlo.

¿Puede la implantación de energías renovables generar empleo a corto o medio plazo? tal como está la situación económica, con un 25% de paro en nuestro país, la gente puede no aceptar ese cambio de modelo energético si los beneficios son a muy largo plazo. Vivimos en una época que requiere acciones de resultados casi inmediatos.

Las energías renovables podrían dar empleo a 8,5 millones de personas para 2030 si los gobiernos tienen voluntad política. Así lo demuestra uno de los planes más exhaustivos para el suministro energético sostenible del futuro presentado por Greenpeace y el Consejo Europeo de la Energía Renovable (EREC). Se crearían un 33% más (3,2 millones) de empleos en el sector eléctrico de los que se crearán si seguimos como hasta ahora, en que se pronostica que los empleos mundiales del sector eléctrico serán 8,7 millones, de los que la electricidad renovable creará 2,4 millones. La crisis actual se debe a un modelo que solo ha buscado el beneficio a corto plazo, o cambiamos el modelo y apostamos por uno que nos ofrezca futuro y estabilidad a largo plazo o no saldremos de esta crisis. Las energías renovables son una apuesta de futuro.

¿Qué opinión le merece la suspensión de las primas para nuevas instalaciones de energías renovables, residuos y cogeneración puesta en marcha por el Gobierno del PP? El motivo que alegaron es la necesidad de disminuir el déficit público. ¿Cómo valora ese argumento?

Desde nuestro punto de vista, es un argumento falaz. Hemos expresado nuestro rechazo más profundo a la moratoria a las renovables impuesta por el Gobierno. Creemos que perjudica a España, condena a decenas de miles de personas al paro, paraliza uno de los pocos sectores en los que nuestro país ha destacado y que tiene perspectivas de progreso y exportación y va en contra de las obligaciones que nos marcan las normativas europeas que obligan a los países miembros de la UE a desarrollar las energías renovables (tenemos que cumplir con el objetivo de generar el 20% de nuestra energía con fuentes renovables en 2020, por ejemplo).

Lo que no parece dispuesto el Gobierno es a cerrar las centrales nucleares. ¿Qué riesgos de seguridad reales conllevan estas instalaciones?

La seguridad nuclear es un imposible. Todos los reactores nucleares tienen fallos de seguridad inherentes, que no pueden ser totalmente eliminados mediante programas de mejora. ¿Cuántos accidentes nucleares necesitamos para darnos cuenta? Tras Chernóbil, la industria nuclear nos vendió que nunca más podría darse un accidente semejante. Hasta que llegó Fukushima. Después del accidente ocurrido en Japón las centrales nucleares europeas están siendo sometidas a unas pruebas de resistencia, también conocidas como stress tests. Estas pruebas pretende garantizar la seguridad nuclear pero se están llevando a cabo sin el rigor, la independencia ni la transparencia necesaria. Por ejemplo, en España, las pruebas que se están realizando no contemplan evaluar la resistencia de las nucleares al impacto de aeronaves, lo que incumple el mandato del Congreso de los Diputados. Además, las pruebas de resistencia parecen haber sido diseñadas para que todas las centrales las aprueben sin problemas. Es el ejemplo de Garoña que ha aprobado el examen de resistencia sísmica, cuando no resistiría un terremoto como el ocurrido en la localidad murciana de Lorca en 2011.

Creen que hay alguna concreta en España que suponga un peligro realmente elevado?

La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) es la más antigua y peligrosa. Es gemela al reactor 1 de Fukushima, para que se entienda mejor el peligro. Por suerte, cerrará en junio de 2013.

¿La catástrofe de Fukushima fue un toque de atención?

La catástrofe de Fukushima puso otra vez encima de la mesa el debate nuclear. Sus terribles consecuencias nos pusieron frente a los riesgos reales de la energía nuclear. Durante años la industria nuclear nos había querido convencer de que nunca más podría pasar una accidente como el de Chernóbil, entonces llegó Fukushima. No podemos repetir los mismos errores. Fukushima nos tiene que recordar qué consecuencias tiene apostar por la energía nuclear, nos tiene que llevar a cambiar el rumbo y a apostar por las renovables.

El 19 de noviembre se cumplen diez años del hundimiento del Prestige, y es precisamente ahora cuando se  está celebrando el juicio, una década después, convirtiéndose en el mayor instruido en España por un delito medioambiental. ¿Cómo valoran desde Greenpeace este retraso judicial a la mayor catástrofe natural que ha ocurrido en la península?

Un juicio no puede retrasarse diez años. Ningún juzgado instructor está dotado de medios humanos y materiales para afrontar un procedimiento judicial de la complejidad del Prestige. Greenpeace lleva tiempo pidiendo la creación de un cuerpo de peritos forenses ambientales. Es un ejemplo más de cómo el medio ambiente no es una de las prioridades en la agenda política. Demuestra la limitación que presenta el derecho penal español en casos como éste, donde se producen daños de gran envergadura; se acumulan actuaciones previas de múltiples empresas y posibles fallos en los mecanismos de control; se plantea la corrección y la previsión de protocolos de actuación administrativa en casos de extrema urgencia; se encuentran numerosos y contradictorios informes periciales para fijar tanto los daños producidos y, finalmente, se ven pasar largos años antes de que se pueda llegar a la fase del juicio.

En este macrojuicio, que se prolongará hasta finales de mayo de 2013, hay más de 2.000 partes personadas, y en el banquillo  se sientan tres personas del buque, entre otras su capitán (que en el juicio ha reconocido que había corrosión en los tanques del buque), y un único cargo público del gobierno de aquel entonces, presidido por José María Aznar, el ex-director general de la Marina Mercante. En total, cuatro imputados.  ¿Cree que son los únicos responsables de lo que pasó o faltan nombres?

Greenpeace ha analizado en el informe La Injusticia del Prestige  los aspectos más relevantes sobre las responsabilidades de la marea negra que se originó con las decisiones que se tomaron a raíz del accidente del buque petrolero. En el informe se repasa en el documento las actuaciones de las personas con responsabilidades tanto en la gestión del accidente como de la marea negra ocasionada a raíz de las decisiones tomadas. Se desgrana el papel que jugaron en aquel momento quienes estaban al frente del Gobierno. Mariano Rajoy era en aquel momento vicepresidente y portavoz del Gobierno, y todavía recordamos sus famosas declaraciones sobre los “hilitos de plastilina”. Hoy es presidente del Gobierno. Álvarez Cascos era ministro de Fomento, ministerio desde el que se dio la orden de alejamiento. Arias Cañete, actual ministro de Medio Ambiente, era por aquel entonces también ministro y minusvaloró la catástrofe. Y la lista es larga. Es un ejemplo de cómo en este país las responsabilidades políticas no se reconocen.

La reclamación total por daños y perjuicios en materia de responsabilidad civil asciende a casi 2.234 millones de euros. Parece una cifra alta pero, ¿realmente compensa todo el daño ecológico causado?

No, a pesar de que nada más comenzar el juicio, el fiscal duplicó esta cifra, no hay dinero que compense el daño causado a las costas, los ecosistemas marinos, las especies, a la salud de las personas, a las economías locales… y, como ya he comentado anteriormente, lo peor de todo es que otro Prestige es posible, y que una catástrofe similar podría repetirse en cualquier momento porque no ha habido responsables que hayan asumido ni aprendido de lo que pasó hace diez años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: